Café

Muchos días me despierto contrariada, o me despierto y no quiero levantarme, o me duele la cabeza o el cuello o hace demasiado frío. Entonces me tomo un café. Una vez intenté dejarlo porque me daba ansiedad, eso pensaba yo; y me puse tan triste que me daba igual la ansiedad. Volví al café. Una… Seguir leyendo Café

Buenos días, tristeza

Alguien le da la mano, hay plumas azuladas tatuadas en su antebrazo y el ojo izquierdo llora una lágrima larga, ancha, de color rojo. Está sentado, vestido de negro, con los ojos cerrados. Están tirando a los ojos, para que no vean, como una metáfora fácil. Están dejándoles ciegos. Intentándolo. Solo que es imparable el… Seguir leyendo Buenos días, tristeza