la rutina de las aves
que abren sus pequeños ojos al amanecer
fijos como los míos
adelante
hacia los vertederos o los humedales o los campanarios atraviesan
el trozo de cielo entre dos semáforos
volando en bandada
llenando ese momento
de algo
trascendente

pero al cambio de hora de final de verano
nuestras rutinas dejan de coincidir
y mis días
parecen un artificio aún mayor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s