Mujer vestida de sol

Fue un auténtico milagro. Incluso el almirante Filips Hohenlohe-Neuenstein dijo: “Tal parece que Dios es español”. En la madrugada del 8 de diciembre de 1585 se desató un viento completamente inusual e intensamente frío que heló las aguas del río Mosa. Los soldados del Tercio del Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla, que combatía en la isla de Bommel, y para los que todo parecía perdido, marcharon sobre el hielo y atacaron por sorpresa a la escuadra enemiga, al amanecer. En el montecillo de Empel, habían hallado el día anterior, cavando una trinchera, una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. A ella encomendaron su lucha. Vencieron.
“¡Virgen de la Concepción, mañana será tu día! Y subirás a los cielos, quién fuera en tu compañía”. Los pastores regresaban de la sierra, venían alumbrándose con escobones de retama prendidos.“!Ardía la zarza y la zarza ardía. Y no se quemaba la Virgen María!”. En cuando llegaban a Jarandilla, los apagaban a golpes, dándose escobazos unos a otros. “Toda la noche he venido, rodando como un troncón. Sólo por venirte a ver, Virgen de la Concepción”. Cantan y se acompañan de cacerolas, sartenes, almireces, botellas de anís. Arden hogueras en medio de las plazas y arden los escobazos. El mayordomo toma el Estandarte de la Virgen de manos del párroco, a la puerta de la iglesia de Santa María de la Torre. El Estandarte es entonces del pueblo, y el pueblo lo procesiona y le canta y le grita y bebe a su salud.
Louis Baunard cuenta que, estando Pío IX, contemplando el agitado mar de Gaeta, escuchó y meditó las palabras del cardenal Luigi Lambruschini: “Beatísimo Padre, Usted no podrá curar el mundo sino con la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Sólo esta definición dogmática podrá restablecer el sentido de las verdades cristianas y retraer las inteligencias de las sendas del naturalismo en las que se pierden”. Entonces, Ineffabilis Deus, la infusión del alma de María se efectuó sin pecado original, al menos desde 1854. El 24 de noviembre de 1859 se publicaría “El Origen de las Especies” de Charles Darwin, pero ya se venía hablando de la transmutación de las especies, y la teología natural se tambaleaba.
En Guatemala, las calles se iluminan con fogatas, es la Quema del Diablo, para purificar lo material antes de la fiesta de la Inmaculada. En Colombia se encienden velas y faroles en las aceras. En León, Nicaragua, la noche del 7 de diciembre es “La gritería”; todo el pueblo, en las calles, visita los altares preparados en salas y porches al grito:”¿Quién causa tanta alegría? ¡La Concepción de María!”.
Ya hay nieve en las montañas, todos los caminos son amarillos y marrones. Dimos una vuelta al pueblo por la zona de los huertos, hasta el instituto y luego subiendo. En un momento nos volvimos y ambas pensamos lo mismo mientras mirábamos al cielo: el fondo perfecto para una Inmaculada Concepción de Zurbarán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s